Feliz Record Store Day – Carta de amor a las tiendas de discos

Vale, es cierto que el Record Store Day cada año va ganando en tintes comerciales. También es innegable que ciertas estrategias de sellos discográficos están perjudicando la coherencia de un evento que empezó para apoyar las tiendas de discos independientes, y en el que ahora se ven demasiados lanzamientos cuestionables y absurda especulación coleccionista.

Pero aun así, el Record Store Day tiene un no-se-qué… El Record Store Day es como ese grupo minoritario que mola mucho y que en unos años empieza a convertirse en mainstream, pero que aún así sigue molando. Algo así como lo que ocurre con la carrera musical y empresarial de Jack White, uno de los más entusiastas padrinos que tiene este día.

Ahora que la distribución digital es la reina en la industria musical y en el cada vez más músicos solo editan en formato digital, hay que romper una lanza por las tiendas de discos físicas. El streaming nos ha dado mucho, sí; en el fondo lo importante es la música, sí; pero lo no digital nos mantiene en contacto con el resto de los sentidos, no se vive solo del oído,…

 

Si vas a una buena tienda, puedes observar un ecosistema único y frágil: músicos comprando discos de grupos de los que son fans; fans que no son músicos, aunque algún día soñaron con serlo y hoy tienen otro tipo de trabajo del que de vez en cuando pueden escapar y sumergirse en otro universo; tú mismo paseando durante un rato los dedos por las estanterías; una persona postureando sanamente con honrados conocimientos musicales; levantar la cabeza cuando suena algo guapo que no conoces… Porque sí, en las tiendas de discos la música suena mejor, no se cómo lo hacen.

Ahora bien, el RSD es como el aniversario de las parejas, está muy bien celebrar el amor por todo lo alto durante un día, pero lo importante es mantener la llama el resto del año. En mi ciudad, Granada, el RSD se celebra intensamente pero si me coge en otros sitios intento aprovechar para conocer otras tiendas. Eso sí, las semanas en las que puedo hacer un peregrinaje para el acopio de víveres musicales son igual de gozosas que este sábado de abril.

Yo confieso mi infidelidad: a veces compro en internet; pero las tiendas de discos te perdonan, no son celosas, porque saben que en el fondo discogs o ebay nunca podrán estar a su altura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies