Autoedición musical y creación de un sello discográfico propio

Se podría decir que la música popular, por accesible e inmediata, incluye de serie un cierto espíritu DIY (do it yourself). Ese fue el concepto detrás del movimiento garage en los sesenta, el grito de guerra de muchas bandas en los años dorados del punk a finales de los setenta, una actitud general durante gran parte de los ochenta, y en las tendencias indies de los noventa.

Hay artistas que deciden autoeditarse porque no tienen más remedio (al no encontrar respaldo suficiente/aceptable); otros lo hacen por convencimiento o vocación, siendo la autogestión parte de su ética artística; en muchas ocasiones, el motivo será la mala experiencia con sellos y empresas musicales lo que acaba derivando en desconfianza hacia el control ejercido por otros.

autogestión musical

Si bien es cierto que la autogestión en la música tiene y tendrá siempre una visión romántica, de rebeldía y corte de mangas a un determinado establishment, en este artículo queremos centrarnos en los aspectos legales y trámites a los que deberá enfrentarse quien asuma este camino. Nos apetecía volver a abordar el tema de la autoedición pues en las últimas semanas nos han llegado muchas consultas en este sentido  por parte de músicos emergentes y pequeños sellos discográficos.

Emprendedores musicales

Desde  hace años vivimos inmersos en una era tecnológica que ha provocado una disrupción en casi todos los ámbitos culturales, sociales y económicos. En lo relativo a la industria musical, los procesos de grabación, distribución y comunicación son más accesibles, lo cual ha permitido a muchos artistas y emprendedores musicales adoptar audaces estrategias en autogestión y autoedición.

Y es que hoy es posible conseguir grabaciones en estudios caseros con acabados viables, un acceso casi directo al público mediante distribución online, ediciones físicas vendidas en tiendas de discos con imaginativas campañas, ecommerce en una página web o una gestión de fans muy potente a través de redes sociales.

Hasta hace pocos años, las barreras de entrada eran mucho más altas. Disponer de financiación para los gastos de grabación al margen de un sello, o de una estructura propia de gestión y comunicación, eran toda una utopía. Las honrosas excepciones a esas dificultades no hacen más que remarcar la diferencia con las tremendas posibilidades de las que hoy dispone un artista para convertirse en un emprendedor en la industria musical.

En este contexto, cada vez más artistas, autores, mánagers y productores deciden crear su propia empresa musical para publicar discos, gestionar derechos de autor y promoción de conciertos, desde la independencia (en mayor o menor grado) de los agentes tradicionales del sector.

Grados de autogestión en la música

El grado de autogestión en la música depende de cuántas funciones y responsabilidades se quieren asumir directamente. Lo habitual es delegar en partners de confianza ciertas áreas, sobre todo aquellas en las que el artista/emprendedor no posee suficiente experiencia o tiempo para dedicar.

autoeditar un disco

Y es que en muchas ocasiones los artistas o sus mánagers ya vienen realizando las tareas propias de la autogestión aunque no lo saben. Es lo que ocurre con algunas malas prácticas en el sector, en las que ciertas empresas no cumplen su parte del contrato y es el artista quien paga las grabaciones, se ocupa de la promoción, atiende a la prensa,… Son sellos que en realidad apenas prestan un servicio administrativo con los trámites para publicar, pero quedándose con los derechos y un reparto de porcentajes propio quien de verdad ejerce las funciones naturales de una disquera.

Así pues, se puede crear una editorial propia para controlar los derechos de autor, un sello discográfico para autofinanciar la grabación e incluso una oficina de comunicación/management, pero al mismo contratar los servicios de un agregador digital para la distribución en plataformas, un agente de booking o un abogado para los asuntos legales y fiscales.

Un mayor control tiene como cara b inversión de tiempo y esfuerzo. Pero delegar funciones no tiene necesariamente porqué implicar pérdida de poder si se hace con empresas o profesionales de confianza y se trata de áreas muy delimitadas.

Disponer de una infraestructura empresarial en la música

Cuando un artista, mánager, productor o programador ya dispone de una mínima organización empresarial le resulta más sencillo abordar nuevos proyectos o diversificar hacia otras ramas del sector. Es lo que ocurre con muchos músicos metidos a empresarios que empiezan a producir en su sello los trabajos de otros artistas, o bien aprovechan su experiencia para ofrecer servicios de management a otras bandas, organizar conciertos o festivales,…

Al estar de alta en Hacienda y disponer de una cierta dinámica como empresa (facturas, impuestos, contratos,…), y siempre que exista un buen asesoramiento para aprovechar todo el potencial, se abre esa nueva etapa de emprendedor musical. Por ejemplo, desde Sympathy for the Lawyer hemos empezado asesorando a bandas para organizar su facturación y declaraciones de la renta, y desde ahí les hemos planteado constituir una empresa, profesionalizarse y abordar nuevas oportunidades (producción de discos, creación de una editorial,…) que acaba siendo una infraestructura con la que dan cobertura a otros grupos.

Ejemplos de músicos autoeditados

Algunos ejemplos de bandas o músicos autoeditados serían Juan Perro, Los Planetas, Zahara, Chucho, Joana Serrat, Nacho Vegas, Vetusta Morla, Dolorosa, Amaral, Jose Ignacio Lapido, Alondra Galopa,… Hay otros muchos casos en los que la edición se contrata con entidades especializadas, pero el artista ha mantenido toda la capacidad de decisión en la producción.

Entre esos y otros ejemplos hay quien dispone de una mayor infraestructura y publica a otros artistas, o bien se ocupa de su propio management o booking. En otras ocasiones el sello propio se utiliza para financiar y grabar el disco, y posteriormente se otorga una licencia a un sello más grande y con más expriencia (incluso con una multi, como Vetusta Morla con Sony), o con empresas de servicios de distribución como Altafonte Label Services.

Trámites legales en la autogestión y autoedición musical

En este blog escribimos de manera habitual sobre cómo funciona la autoedición de un disco y todos los trámites relacionados con gestión de derechos de autor, qué es un sello discográfico, contratos con artistas, productores, modelos de distribución musical, SGAE,… Por cuestiones de espacio no podemos profundizar en cada uno de los aspectos legales de la autogestión musical o del funcionamiento de un sello discográfico, pero para conocer todo esto con más detalle puedes recurrir a posts anteriores, suscribirte para recibir los nuevos artículos o directamente contactar con nosotros.

Una de las áreas que todo artista autoeditado o pequeña empresa musical delega es la parte legal y de gestoría. Resultaría muy costoso disponer de un abogado interno y es mejor externalizar ese servicio. A modo de resumen, podemos decir que el asesoramiento legal en la autoedición musical incluye las siguientes funciones:

  • Propiedad Intelectual: Registro de obras. Contratos, licencias y autorizaciones. Alta y gestión ante SGAE, AGEDI y AIE.
  • Creación de una empresa musical (alta como autónomo o constitución de una sociedad).
  • Contabilidad e impuestos.
  • Dirección financiera
  • Acuerdos con distribuidores y agregadores digitales. Control y liquidación de royalties.
  • Registro de marcas.
  • Depósito legal y código de barras para los discos.
  • Licencias de SGAE para grabar las canciones (derechos mecánicos).
  • Booking y redacción de contratos para conciertos.
  • Contratos con mánagers y representantes.

Desde Sympathy for the Lawyer, como despacho de abogados y gestoría totalmente especializada en la música, podemos ocuparnos de esas funciones. Ayudamos a músicos, autores, productores, mánagers y sellos discográficos asumiendo sus asuntos legales.

Para pequeños sellos y artistas autogestionados esto significa que pueden delegar solo lo imprescindible, de manera que ahorran tiempo pero no pierden el control sobre los aspectos musicales y artísticos. Somos un apoyo de total confianza para aconsejar los pasos a seguir en este complejo pero apasionante sector de la industria musical.

Si tienes alguna duda sobre cualquier aspecto legal o económico relacionado con la música te ofrecemos una primera consulta GRATIS y sin compromiso en este enlace. Contacta con nosotros si crees que podemos colaborar de algún modo.

 

*Imágenes: Pixabay.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies