“Un entorno como la Ribeira Sacra y poner al público en el centro han sido algunas de las claves para el éxito del festival”. Encuentro con Carlos Montilla, director de Festival 17º Ribeira Sacra e I-radia Crea

“Un entorno como la Ribeira Sacra y poner al público en el centro han sido algunas de las claves para el éxito del festival”. Encuentro con Carlos Montilla, director de Festival 17º Ribeira Sacra e I-radia Crea

Vivimos meses de mucha incertidumbre dentro la industria musical, en los que la ilusión y vocación han sido el motor para seguir trabajando. Ahora más que nunca es fundamental la generación de experiencias únicas, siempre en equilibrio con la seguridad del público. 

Hablamos con Carlos Montilla, promotor que lleva muchos años en la industria de la música con su empresa I-radia Crea y director del Festival 17º Ribeira Sacra, una de las pocas citas musicales en el verano 2020 que conservará el formato de festival desde el 31 de julio al 2 de agosto, conservando su propuesta de sostenibilidad, encanto y relación con el entorno.

¿Cómo fueron tus comienzos en este sector, ¿Cuándo decides crear I-radia?

Desde muy joven he estado ligado a iniciativas culturales, y especialmente, en el ámbito musical. Como músico primero, pero sobre todo participando en muchas actividades y proyectos culturales. También desde la creación de un local de ocio con una programación cultural muy intensa durante casi 15 años, así como en colaborando con festivales y asociaciones en mi localidad natal de Lalín. Desde el año 2001 he conseguido hacer de mi pasión por la música una forma de vida. Hace ahora 10 años que empezó la aventura de i-radia Crea, ya en solitario, después de estar años  en otros proyectos junto con otros socios.

El 17º Ribeira Sacra, lleva tan solo tres ediciones celebradas y ya se ha posicionado dentro del sector como uno de esos festivales boutique imprescindibles, ¿Cuáles dirías que han sido las claves de este éxito? ¿Cuál es el factor diferencial? 

No podemos considerar un único factor diferencial para valorar la gran respuesta de medios y público, sino la suma de varios. Creo que el festival ha sido creado en un momento en el que la oferta de festivales de medio y gran formato es realmente elevada, y ha creado una cierta saturación para un público que empieza ya a buscar nuevos formatos, nuevas experiencias que vayan más allá de un concierto particular. Creo que hemos sabido interpretar esta situación. Contar con un entorno privilegiado como la Ribeira Sacra y poner al público en el centro de nuestra atención han sido alguna de las claves para el éxito del festival.

No solamente debemos decirle al público que vienen a un evento seguro, deben de percibirlo.

Este año 2020 es el año de la cuarta edición, que finalmente se va a celebrar en un formato más reducido. ¿Cuáles son los ajustes obligados por el contexto COVID19 respecto a una edición normal? ¿Qué medidas de seguridad sanitarias tenéis previstas? 

Este año hemos tenido que renunciar a realizar conciertos en alguno de nuestros espacios habituales por motivos de aforo, como es el del Parador de Monforte de Lemos, y hemos tenido que reducir en gran número de público los aforos de otros espacios. A pesar de ello queremos mantener la esencia de lo que sería una edición “normal” reflejando nuestras señas de identidad: Música-Vino-Gastronomía-Patrimonio.

El diseño de un protocolo que garantice la seguridad de profesionales y público es ahora nuestra preocupación principal. No solamente debemos decirle al público que vienen a un evento seguro, deben de percibirlo. Para ello vamos a tener un control de cada uno de los asistentes, su procedencia etc.. para tener la información suficiente en caso de alguna alerta, y para el propio festival tenemos diseñado un plan de emergencia sanitaria que estará reforzado por personal de limpieza, auxiliares etc, para que en todo momento mantengan el control en cada uno de los espacios. Pero todo este esfuerzo no servirá para mucho si no contamos con un público responsable.. y estamos seguros que el que viene a este festival lo es.

Hace un par de semana desvelabais el cartel del festival, publicando en las redes sociales que era el mejor cartel del Festival y el más especial para vosotros. ¿Nos puedes explicar este sentimiento? ¿Cómo has vivido la incertidumbre de estos meses?

La verdad es que así lo sentimos. El mismo día de anunciar el cartel creo que todas y todos los que formamos parte de este festival hemos sentido algo muy especial… Si volvemos hacia atrás nos encontramos en un mes de marzo en el que las expectativas eran muy buenas, con otros artistas internacionales en cartel, y con la sensación de que esta edición sería la de consolidación de este evento. De repente nos hemos visto en casa, cancelando numerosos conciertos que teníamos también programados en esta primavera, y con la sensación de que cada día la situación solo podía empeorar..

La decisión de esperar hasta el último momento fue motivada principalmente por el compromiso con este territorio y la necesidad cada vez mayor de ayudar a un sector que cada día veía empeorar su situación (hablo de técnicos, empresas de sonido, artistas etc..). Esto nos llevó a vivir situaciones de enorme desgaste emocional y personal. Nadie del equipo ha parado de trabajar en estos meses a pesar de la incertidumbre del momento, y ver materializado todo ese esfuerzo ha sido muy especial. Creo que para tod@s será una edición única y muy especial.

Queremos mantener la esencia de lo que sería una edición “normal” reflejando nuestras señas de identidad: Música-Vino-Gastronomía-Patrimonio.

¿Crees que los festivales deben replantear su relación con el turismo y la gastronomía?

Sin ninguna duda. Los festivales deben relacionarse con su entorno y formar parte de su estrategia turística. Debemos de dejar de ver únicamente las localizaciones como un interés particular del propio evento, y saber crear un puente entre lo que pasa en un recinto y lo que tenemos a su alrededor. En nuestro caso, el lenguaje vinícola y gastronómico está en cada una de nuestras comunicaciones.. somos una parte más de esa cadena de valores que ofrece la Ribeira Sacra.

El desarrollo de ese encanto y sostenibilidad propios de los festivales boutique, ¿es ahora una necesidad o una oportunidad? ¿Cómo ves el futuro de la música en directo?

Cuando algo funciona sabemos que no pasará mucho tiempo sin que surjan iniciativas similares. El gran problema es que para montar un festival como el de Ribeira Sacra no llega con tener un capital para invertir, sino que hay que sentir el proyecto como algo muy personal y prestarle mucha atención… Si no, podrás tener un festival de pequeño formato o boutique un par de ediciones, pero es muy probable que no perdure en el tiempo.

Un deseo para el 2021… 

Que el 2020 no haya existido. Que volvamos a sentirnos cerca…

 

 

 

Newsletter sign-up
Sign up to our newsletter for regular updates and more.

Contáctanos

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *