La parodia en la música: ¿cuándo vulnera los derechos de autor?

La parodia en la música: ¿cuándo vulnera los derechos de autor?

En el ámbito de la Propiedad Intelectual la parodia puede definirse como la recreación de una obra concreta, ya sea literaria, musical o plástica, transformándola para conseguir un efecto cómico, sin que implique riesgo de confusión con la obra original, o infiera daños de esta a su autor. Se encuentra regulada en el artículo 39 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, que establece que no se considerará transformación que exija consentimiento del autor, es decir que afecte al Derecho de Transformación, la parodia de una obra divulgada, mientras se trate de una obra divulgada, que no haya riesgo de confusión entre la obra parodiada y la original, que no se produzca daño a la obra original y que no se infiera daño al autor.

¿Cuales son los requisitos para que una obra pueda ser considerada parodia?

A modo enunciativo, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea estableció en el sonado Caso Deckmyn otros requisitos como los siguientes:

  • La presencia de diferencias perceptibles con respecto a la obra original parodiada,
  • Que la parodia pueda razonablemente atribuirse a una persona que no sea el propio autor de la obra original.
  • Que incida sobre la propia obra original.
  • Que mencione la fuente de la obra parodiada.

Si bien es cierto que a priori puede parecer una definición sencilla que no ocasiona conflictos, la realidad es que los límites de la parodia han sido extremadamente discutidos por parte de la doctrina jurisprudencial, y los pronunciamientos y argumentaciones son diversas y contradictorias.

¿A quién pertenecen los derechos de autor de una parodia?

En términos generales afecta directamente al Derecho patrimonial de transformación de la obra original. Los derechos de propiedad intelectual de la obra resultante de la transformación corresponderán al autor de esta última, es decir, al autor de la parodia, sin perjuicio de los derechos de autor de la obra preexistente.

Si no se cumple todo lo establecido anteriormente, no estaremos ante una parodia, sino ante un plagio o una obra derivada, que requiere autorización del autor de la obra antecedente.

La finalidad de la parodia es la de hacer posible la libertad de expresión y flexibilizar la rigidez de los Derechos de Propiedad Intelectual a través de una lista de límites que establece el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual y la normativa europea que abordaremos en otro post.

¿Hacer una parodia vulnera el derecho de propiedad intelectual?

Si la obra cumple los requisitos antes mencionados, hacer uso de una obra original registrada para hacer una parodia NO vulnera los derechos de autor ya que es un límite establecido dentro de la Ley de Propiedad Intelectual. Dentro de esa parodia, la obra original debe ser reconocida por la audiencia y, además, no podrá inferir un daño tanto a la obra original como a su autor.

Autora: Paula Sánchez.

ayuda legal musica
Newsletter sign-up
Sign up to our newsletter for regular updates and more.

Contáctanos

    Leave A Comment

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    ×