Skip to main content

Antiguamente, el camino del éxito que se imaginaban los artistas al empezar pasaba por ser fichados por una gran discográfica, suscribir un contrato de artista o discográfico por varios discos y años y ya lo habías logrado. Hoy en día, aunque ese modelo sigue siendo el elegido por muchos artistas, hay otras opciones que ofrecen ventajas al artista y que se han demostrado por igual de efectivas para llevar con éxito la carrera musical de un artista.

En un contrato discográfico o de artista, como músico o intérprete cedes los derechos en exclusiva sobre tus interpretaciones a una compañía, que producirá las grabaciones y las explotará, dándote un porcentaje a cambio. La compañía será la titular y propietaria de los masters o grabaciones.

Por el contrario, en un acuerdo de licencia, al igual que en cualquier licencia sea musical o no, no hay un desplazamiento de propiedad o titularidad ni una cesión de derechos, sino que se otorga un permiso para utilizar o explotar, en este caso, una canción. En otras palabras, en un acuerdo de licencia exclusiva, el licenciante, que puede ser el artista, mantendrá la propiedad de las grabaciones.

Taylor Swift ya hizo mucho hincapié en la importancia de tener la titularidad de los masters, y la artista Olivia Rodrigo, conociendo la experiencia de Taylor Swift, mantiene el pleno control sobre sus masters.

¿Cuál es el trabajo de la compañía a la que licencias tus masters?

Pues, en esencia, será el mismo que en un contrato discográfico, explotar y promocionar las grabaciones, es decir, tratar de generar ingresos, con la excepción ya comentada de que no tendrán la propiedad de los másters. Evidentemente, esta licencia se concederá en exclusiva.

En estos acuerdos, las compañías tratarán de que el plazo por el que se concede sea elevado, ya que transcurrido el mismo, perderán ese activo que les puede reportar beneficios. Es habitual encontrarlas por cinco o diez años, con posibles prórrogas.

Cómo se gestionan las licencias digitales de música en plataformas como TikTok

Aparte de este contrato de licencia, los titulares de derechos sobre masters pueden otorgar licencias no exclusivas, como de distribución, sincronización o explotación digital, que te dejamos explicadas aquí.

Unas muy relevantes y que están de actualidad son las licencias digitales que se conceden a plataformas para que incluyan música, como la de Warner Music con Canva, las que tienen las distribuidoras con Instagram o, como en un caso de actualidad, las que se conceden a redes sociales como TikTok.

A primera vista podría parecer que, por ejemplo, TikTok puede negociar con un artista directamente la inclusión de su música en la red social, pero no suele ser el caso. Las licencias, recordemos, las debe conceder el titular de los derechos sobre la canción, y en este caso, TikTok había llegado a acuerdos con las distintas distribuidoras y compañías discográficas para que los usuarios de la red social pudieran utilizar las canciones de los artistas firmados con tales compañías en sus vídeos.

¿Cuánto paga TikTok a las compañías por el uso de música en la red social?

Pese a todo, las remuneraciones que los artistas perciben de TikTok son consideradas muy bajas. Esto se debe a la complejidad de los acuerdos de licencia y a la cadena de intermediarios que pueda haber entre el artista y la plataforma, como los que hemos comentado, distribuidoras, compañías discográficas, licenciatarios etcétera.

Para empezar, la remuneración no se calcula por reproducciones, como en Spotify, por ejemplo, sino por el número de veces que se utiliza una misma canción para la creación de un vídeo. Puede que tu canción aparezca en un único vídeo viral, pero eso valdrá menos que si se ha utilizado esa misma canción en un tren de retos, por ejemplo. Se calcula que, por inclusión en un vídeo, la plataforma paga 3 céntimos de euro, algo especialmente bajo.

Es más, el grupo Universal argumentando las bajas remuneraciones, ha decidido salirse de la red social, de forma que la música de sus autores no estará disponible ya en TikTok.

Conclusión

En resumen, firmar contratos en la industria musical es un paso fundamental, necesario y obligatorio en la industria musical ya sea un contrato discográfico o en acuerdo de licencia.

En estos dos casos tendrás que firmar condiciones en un acuerdo o contrato, por ello siempre recomendamos contar con un asesoramiento experto antes de firmar cualquier documento en la industria.

Contáctanos sin compromiso y analizaremos tus necesidades para proponerte la solución que mejor se adapte 

­En Sympathy for the Lawyer asesoramos legalmente tanto a mánagers como a artistas en procesos de negociaciones en la industria de la música. Nuestro equipo es experto en la gestión legal y económica de carreras artísticas y negocios de todo tipo. Confía en nosotros para potenciar tu éxito en el sector musical. 

Escribe: Santiago Bernal

La Newsletter #1 del negocio de la música

Cada semana te traemos las noticias clave, consejos e ideas sobre la industria.

Con enfoque ultrapráctico y sin venderte humo. Para mantenerte al día en lo que tardas en tomarte un café.

    Sobre Sympathy for the Lawyer

    Dejar un comentario