Skip to main content

A menudo, en la industria de la música, nos encontramos con el término fonograma, el cual genera confusión y algunos prefieren evitarlo y hablan de máster y otros de grabación. Aquí venimos a explicar claramente qué es cada cosa esperando solventar estos interrogantes.

El término fonograma hace referencia a la grabación de un fonógrafo, que fue el primer aparato popular usado para grabar y reproducir sonido, que funcionaba registrando el sonido creando surcos verticales sobre una superficie blanda, a veces de cera.

Dada la enorme relevancia de este invento, las normativas de propiedad intelectual han adoptado este término para hacer referencia a las primeras fijaciones exclusivamente sonora de la ejecución de una obra o de otros sonidos, tal como lo define el artículo 114.1 del Texto Refundido de Ley de Propiedad Intelectual.

En otras palabras, es una grabación sonora que recoge la primera fijación de una interpretación, ya sea de una obra musical o de cualquier otro tipo de sonido, como puede ser cantos de ballena, una tormenta o el viento meciendo la hierba.

Para hacer el esquema más sencillo, estos son los “players” que hay en relación a un fonograma.

El autor es quien escribe canciones, quien compone, Lennon & McCartney, por ejemplo. Ellos interpretaban esas canciones junto con George Harrison y Ringo Star, es decir, los intérpretes eran los Beatles. Y quien tiene la iniciativa y responsabilidad de realizar por primera vez la fijación de la interpretación de The Beatles de la canción de Lennon & McCartney, será el productor, que será el titular exclusivo del fonograma.

También hay que tener un ojo al concepto de productor. En la industria musical habitualmente nos referimos como el productor del disco al ingeniero de sonido y/o la persona que dirige el desarrollo de las grabaciones en su dimensión artística. Desde el punto de vista legal, el verdadero productor musical es el denominado productor de fonogramas, que no siempre coincide con la persona a la que el músico se refiere en sus entrevistas en prensa como su «productor». 

El concepto legal de productor musical o productor de un fonograma es el de aquella persona natural o jurídica bajo cuya iniciativa y responsabilidad se realiza por primera vez la fijación sonora como fonograma. Si dicha operación se efectúa en el seno de una empresa, el titular de es considerado como productor del fonograma. En muchos casos, el productor del fonograma sería el propio sello discográfico del artista.

¿Es lo mismo que el máster? Sí, y no. Al hablar de máster se hace referencia a la grabación maestra, la final, con todo ajustado, ecualizado y completado, la que será escuchada por la audiencia. Las demos, tomas alternativas son fonogramas, pero no son grabaciones maestras, por ejemplo.

La Newsletter #1 del negocio de la música

Cada semana te traemos las noticias clave, consejos e ideas sobre la industria.

Con enfoque ultrapráctico y sin venderte humo. Para mantenerte al día en lo que tardas en tomarte un café.

    Sobre Sympathy for the Lawyer

    Dejar un comentario