NFTs, ¿una nueva línea de negocio para la industria musical?

NFTs, ¿una nueva línea de negocio para la industria musical?

Los NFTs (Non-fungible token o token criptográfico) ofrecen nuevas opciones de negocio muy interesantes para el sector musical. La aplicación práctica de esta tecnología en nuestro sector curiosamente nos puede a llevar de nuevo a un modelo de negocio en el que el usuario de música compra algo, no solo paga una suscripción. De hecho, algunas iniciativas relacionadas con NFTs en música nos recuerdan a algo tan poco digital como es el coleccionismo de vinilos. En este artículo explicamos la relación de los NFTs con la música y cómo esta tecnología puede abrir nuevas vías de negocio para músicos, sellos, promotores, festivales….

Esta tecnología ha generado una tendencia comercial que incorpora el concepto de exclusividad en el producto musical. Una canción o un disco puede estar accesible para todo el mundo en Spotify, Tidal o Apple Music, pero sólo unos pocos podrían tener unas versiones limitadas. También abre posibilidades interesantes para el merchandising y en proyectos digitales que vinculan música con otras disciplinas artísticas o diálogos con tecnología. Y por supuesto, se está generando un mercado para la inversión y especulación sobre estos activos, gracias a esos factores de exclusividad, limitación y coleccionismo.

¿Qué son los NFTs? ¿Cuál es su uso en la música?

Los NFTs (Non Fungible Tokens) son activos criptográficos indivisibles y únicos. Se trata de unos certificados de titularidad o autenticidad, que mediante la tecnología  Blockchain acreditan al comprador (o inversor) como titular legítimo de una obra única. 

Estos activos pueden ser obras musicales, obras gráficas, obras audiovisuales, etc. Lo que ocurría hasta ahora con una canción o un vídeo en formato digital es que era prácticamente imposible otorgarles un valor único. Con un vinilo, puedo tener en mi colección un ejemplar de los 10 que quedan en todo el mundo de una edición rara o limitada. Y eso tiene un valor a nivel coleccionismo, e incluso de inversión (pensemos en cuadros, esculturas,…).

Con los NFTs, la música puede recuperar esas opciones. Generar contenidos únicos y exclusivos, pues incluso si se hacen copias de un archivo digital, siempre se puede demostrar quién es el propietario actual y seguir el rastro del “ejemplar original”.

¿Cómo funcionan los NFTs?

Los NFTs funcionan por medio de tecnología Blockchain, a través de plataformas como OpenSea, Ethernity,  Foundation, Rarible, en las que los creadores pueden ofrecer sus contenidos vía subasta, y a su vez los usuarios pueden adquirir los NFts. 

Para la compra de los NFTs es preciso instalar  una billetera/monedero digital (Metamask), donde se puede adquirir las monedas virtuales para comprarlos, así como realizar un seguimiento de la cantidad de NFTs que hemos adquirido.

Es importante mencionar que los NFTs no son intercambiables, son archivos únicos, no  como los bitcoins u otras monedas virtuales. Por tanto, no podremos intercambiar una obra audiovisual por una obra musical.

Origenes de los NFTs: su aterrizaje en el sector musical

El boom de los NFTs comenzó con el artista digital Beeple, que vendió su obra digital por 69 millones de dólares. Otro hito fue la venta de un tweet por 2,5 millones de dólares por parte de Jack Dorsey, uno de los cofundadores de Twitter.

En la industria musical, unos de los primeros en subirse al carro fueron los norteamericanos Kings of Leon, ofreciendo diferentes productos inéditos y exclusivos, llegando incluso a vender el derecho a disfrutar de asientos a sus conciertos en primera fila de por vida. Otros artistas de la talla de The Weeknd, Snoop Dogg, Ozuna o Gorillaz han incrementado sus ingresos utilizando esta nueva vía de negocio donde ofrecer sus contenidos.

NFTs y de derechos de propiedad intelectual

Según las tendencias actuales en la comercialización de NFTs, la adquisición de estas obras digitales o físicas no implicada cesión automática de derechos de autor o conexos. En muchos casos se adquiere un certificado de autenticidad o artículo de coleccionista, pero no la titularidad de los derechos o explotación comercial de los mismos.

Pero es posible incluir en la transacción la cesión de derechos de explotación sobre la obra (nunca derechos morales). Por supuesto, el vendedor debe ser titular legítimo de los derechos que va a ceder, o contar con la autorización con alcance suficiente para esa cesión de los titulares (autor, editoriales, sellos, coautores, herederos, etc.)

Además, como en cualquier otra cesión de derechos de obras de propiedad intelectual, siempre tendremos que tener en cuenta y respetar los derechos morales de autores y artistas.

¿Cómo se monetizan los NFTs en la industria musical?

La venta de NFTs suele realizarse a través de una subasta online. Estos NFTs que se venden pueden consistir en una canción (por ejemplo, un tema inédito, una versión rara, una mezcla alternativa), pero también en otros contenidos o derechos vinculados a música (artículos digitales de merchandising, tweets, figuras de coleccionistas, etc.).

Estas opciones de negocio pueden ser muy interesantes en el negocio musical, tanto para artistas como compañías. Y no solo con la finalidad de generar nuevas vías de ingreso, sino también para crear impacto en público y medios de comunicación (atención bandas y artistas emergentes).

 

Artículo elaborado por Nacho Alba Huertas. Resumen de la ponencia que el autor realizó en la edición 2021 de BIME sobre las Nuevas líneas de negocio de la Industria Musical, NFTs y plataformas de streaming.

 

Imagen: Unsplash

Newsletter sign-up
Sign up to our newsletter for regular updates and more.

Contáctanos

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *