Skip to main content

Aunque estas últimas semanas no lo parezca, el verano se acerca y, consiguientemente, también los festivales, y empiezan a manifestarse las evidencias de que el negocio de la música en directo sigue en crecimiento. En las últimas semanas, los ejecutivos de las empresas de venta de entradas y promoción de conciertos han señalado que la demanda de los consumidores ha crecido tras la pandemia y no se desacelerará durante el resto del año, según señala Billboard. 

La demanda ha sido fuerte “y no muestra signos de disminuir”, dijo Michael Rapino, CEO de Live Nation. Live Nation espera vender más de 600 millones de entradas en 2023, frente a los 550 millones de 2022. Hasta la fecha, la promotora de conciertos ha vendido más de 100 millones de entradas para eventos de Live Nation, un aumento del 20% con respecto al mismo periodo del año pasado, y espera un número récord de ventas en 2023. 

Vivid Seats, la ticketera online, comparte el sentimiento de Live Nation. “Los consumidores continuaron anhelando experiencias en vivo en el primer trimestre del año”, dijo el director ejecutivo Stan Chia, “y creemos que esta tendencia continuará durante muchos años”. Vivid Seats vende entradas, principalmente, en los Estados Unidos, mientras que en Europa, Klaus-Peter Schulenberg, director ejecutivo la promotora y ticketera alemana CTS Eventim, declaró: «Tanto en Alemania como a nivel internacional, estamos buscando un crecimiento orgánico y podemos anticipar que nuestras ventas continuarán favorablemente». 

El negocio de los conciertos está cumpliendo, y en algunos casos superando, elevadas expectativas. En 2022, cuando la música en vivo volvió tras la pandemia, la creencia generalizada era que la falta de este tipo de experiencias durante dos años impulsaría el sector de la música en vivo más allá de los niveles previos a la pandemia. Eso resultó ser cierto. Live Nation registró ingresos récord de 6.200 millones de dólares en el tercer trimestre, un 67% más que en el mismo período en 2019. Además, el volumen de fans que regresaron a las salas de conciertos se vio incrementado.  

Los promotores de conciertos han publicado sólidas ganancias trimestrales que se ajustan a sus narrativas. Los ingresos del primer trimestre de 2023 de Live Nation aumentaron un 71% hasta los 3.100 millones de dólares. Las ventas entradas de CTS Eventim aumentaron un 58% a 18 millones, mientras que los ingresos mejoraron un 163% a 366,2 millones de euros. En Vivid Seats, que también vende entradas de eventos deportivos, los ingresos del primer trimestre aumentaron un 23,2% a 161 millones de dólares. 

Los inversores tienen preguntas ante este crecimiento: ¿Hay suficiente oferta para satisfacer la creciente demanda? El presidente y director financiero de Live Nation, Joe Berchtold, afirmó en la conferencia Global Technology, Media and Communications de JP Morgan que sí, que habrá oferta suficiente para saciar el apetito de los fans de la música en vivo. Justificó su respuesta alegando que las plataformas de streaming y las redes sociales están permitiendo a los artistas crecer a una velocidad sin precedentes y que los que solían llenar salas de tamaño mediano están llenando ahora estadios, y puso como ejemplo el género del K-pop. 

Pero los inversores también quieren saber cómo responderá la demanda ante una economía más débil. Live Nation contestó que “no estamos viendo nada que nos detenga”. También señaló que volver a los conciertos ha sido una de las principales prioridades para los fans después de la pandemia y será “una de las últimas cosas en las que van a recortar”. 

El director financiero de Vivid Seats, Lawrence Fey, también abordó la posibilidad de una recesión económica, un escenario cada vez más probable en los Estados Unidos. “Hay mucha preocupación” de que la demanda se debilite “en un futuro no muy lejano”, dijo Fey, “pero seguimos viendo una demanda muy sólida en todas nuestras categorías de eventos”.  

Sin embargo, llama la atención que ninguna de las promotoras ni ticketeras hable sobre las consecuencias que tendrá el nuevo proyecto de la “Ley Taylor Swift” contra la reventa de entradas y contra los precios dinámicos tan comunes en Estados Unidos, que seguro que repercutirá de alguna manera en el mercado estadounidense. 

España, según datos de Statista, ocupa el décimo puesto en el ranking de los principales mercados de música en vivo (en función de los ingresos generados por la venta de entradas a nivel mundial en 2022). En los años de la pandemia, hemos visto cómo algunos grandes festivales han desaparecido, pero, sobre todo, hemos visto cómo nacían muchos nuevos. En 2005 se celebraron en España 551 festivales, mientras que en 2021, el país ya daba acogida a 874 festivales. Como podemos ver en este gráfico de Statista, la facturación de música en vivo en España cayó dramáticamente en 2020 y 2021, pero se recuperó vertiginosamente en 2022 llegando a cifras récord de facturación en nuestro país (459,3 millones €). 

Dejar un comentario

Escanea el código